"Estudio Hernán Gené"

Centro de estudios teatrales

seleccion_curso_de_hg_en_new_york_city_1_izda

Estudio Hernán Gené es un centro de formación de actores con sede en Madrid, España. De la mano de su director desarrolla una intensa labor pedagógica y de producción de espectáculos, apoyada en su larga experiencia profesional: más de cuarenta años de teatro.

NUESTRA MISIÓN

Con un entrecruzamiento de técnicas que van de la antropología teatral al clown, de las máscaras al melodrama y la tragedia, y en la búsqueda permanente de un teatro vivo, con el actor como protagonista de la escena, Estudio Hernán Gené prioriza la imaginación y la personalidad de cada intérprete para dar a sus alumnos las herramientas necesarias para crear su propio modo de vivir en el teatro.

Nuestro medio necesita de los valientes que, muchas veces en la soledad, se adentran en el terreno de la creación rebelándose contra lo establecido -contra lo que se supone el medio desea o necesita-, y lanzan propuestas de riesgo donde la pasión y el amor por un teatro vivo son la señal que los distingue.

Nuestra ilusión, y a la vez nuestra misión como centro de formación, es dar a los alumnos las herramientas necesarias para crear un teatro auténtico. Deseamos que nuestros alumnos logren crear por sí mismos un teatro único por lo personal y rico por la su fantasía y originalidad. Por eso trabajamos para que logren incorporar una técnica que les permita estar en el escenario y accionar con un alto grado de verdad, libres en el juego y absolutamente sueltos en su creatividad.

• Que los alumnos logren una conciencia de estar en el escenario que les permita accionar a través de conflictos, en busca de un objetivo dado, con soltura, y que adquiera un sentido de la verdad que les permita ser en el escenario.

• Que al mismo tiempo sean capaces de construir y sostener una estructura dramática, descubriendo su valor y que, una vez construida, sepan enriquecerla y respetarla.

• Que sean capaces de nutrir de vida aquello que ya ha fijado, y que comprendan la idea de “no actuar”, pero sí “jugar”, siendo así capaces de dejar que la acción les exprese.

• Que puedan exponerse ante el público y accionar con sentido de la verdad.

• Que descubran y experimenten la importancia del tempo y del ritmo en escena.

• Que exploren sus capacidades dramáticas y las exploten.

• Que se acepten tal como son, y hagan de su individualidad una fuerza.

• Que nutran sus creaciones de vida, fuerza y color.

• Que hagan de su propia intimidad un recurso escénico dramático.

• Que compongan personajes basándose en sí mismos y en su experiencia.