Artículos

Categoría para artículos

Talent Madrid 2014

Publicado el 16 diciembre, 2013 en Artículos

Con la llegada de este nuevo año 2014 Talent Madrid 2014 ha abierto su convocatoria para buscar participantes. Os dejamos con la información sobre este Festival y mandéis vuestro proyecto si deseáis participar. ¿Qué es Talent? Talent Festival es un concurso/ festival que nace con la vocación de apoyar a los creadores emergentes. Liderado por un grupo de profesionales de las artes escénicas a nivel internacional atraídos por el potencial de descubrir el talento, Talent Festival se enfoca en colaborar y asesorar a los creadores sin importar el nivel profesional en el que se encuentran. Para participar en Talent Madrid 2014 sólo hay que disponer de una idea original, una cámara y acceso a Internet. El proyecto se dirige a todos los creadores españoles (residentes o no en el territorio nacional) y residentes extranjeros, mayores de 18 años. Talent Madrid cuenta con varias fases: convocatoria, presentación de proyectos en Internet, votaciones populares, montaje de parte de la obra en Teatros del Canal y exhibición de la misma en Talent Madrid 2014. Las bases para presentar tu proyecto a Talent Madrid 2014 las puedes ver aquí:  http://talentmadrid.teatroscanal.com/bases/ Si quieres más información de este concurso puedes ver su dossier o entrar en su facebook o twitter. Un saludo y desde aquí mucha suerte a Talent Madrid 2014 y a sus...

Leer más

Agradecimiento al CELCIT

Publicado el 3 septiembre, 2013 en Artículos

Queridos Luis y Elena: Muchas gracias por vuestra carta y nombramiento como Miembro Solidario del CELCIT, que me llena de emoción y orgullo. El CELCIT ha sido siempre para mí como un hogar, un lugar firme al que recurrir en busca de ayuda y cobijo. Nos sabemos amigos desde siempre. Conocí al CELCIT en 1978 en Caracas, y siempre me he sabido su amigo y lo he considerado el mío. Un amigo al que pedir ayuda en momentos críticos, un amigo al que ayudar cuando hiciera falta, un amigo con el que tomar un café y fantasear con proyectos nuevos y cada vez más ambiciosos, muchas veces irrealizables y que a fuerza de cabezonería han visto la luz. ¿Qué sería de nuestra profesión si sólo nos atuviéramos a lo razonablemente realizable? ¿Cómo haríamos para llevar adelante nuestros sueños si nos detuviéramos al primer escollo formal? Nuestros maestros, Stanislavski, Grotowski, Meyerhold, Artaud, Barba, Copeau… todos ellos, fueron personas heridas, grandes desconformes con las formas de teatro que veían a su alrededor, la mayoría de ellos provenientes del teatro aficionado y que trabajaban con actores aficionados en condiciones de total desamparo. Pero eran rebeldes, inquietos e inconformistas. Personas con una herida secreta que no intentaron siquiera colocarse dentro del sistema teatral de la época sino que construyeron otro, paralelo y propio, en el que sus ideas podían tener cabida. El sueño del CELCIT me acompaña desde aquellos días de Caracas en los que aprendía que para hacer tetro lo único que necesitas en ganas de hacerlo. Si a estas ganas le sumas el tener un amigo como el CELCIT tus posibilidades de lograr lo que te propones están aseguradas. Por eso y todo lo demás, por las palabras que nunca se dicen, gracias por este regalo de ser nombrado Miembro Solidario del CELCIT. Hernán...

Leer más

La búsqueda del propio clown

Publicado el 5 septiembre, 2013 en Artículos

La búsqueda del propio clown en la base del entrenamiento del intérprete QUÉ ES “EL PROPIO CLOWN”. Jaques Lecoq comenzó a explorar el terreno del clown de teatro durante la segunda mitad del S. XX. Es a partir del trabajo y las investigaciones que él realizó en su escuela de París que este clown que conocemos se ha hecho popular en el medio teatral europeo. Se trata de que el actor encuentre qué tiene él mismo de clown, de ridículo, y pueda mostrarlo al público y permitir que se rían de él. Así el clown deviene humano, transparente y único, pues hay características personales muy íntimas en juego. Por lo mismo, se deduce que este personaje que habita dentro del intérprete se encuentra fuertemente protegido por el inconciente ya que todos hemos vivido la fuerte represión social que hay hacia el payaso que llevamos dentro. Basta recordar la cantidad de veces que se le dice a los niños “no te hagas el payaso”, “no seas ridículo”, etc. Estas frases represivas provenientes de aquellas personas de las que dependemos física y emocionalmente durante nuestra infancia calan muy hondo y van formando una personalidad digna de verse insertada en nuestra sociedad, esta sociedad en la que se debe ser eficaz en lo que se emprende, que denigra la torpeza física e intelectual, que desplaza y margina al diferente, entre otros al clown. Así entonces, cuando un adulto profesional o un joven aspirante a actor encare el trabajo del clown de teatro por vez primera es más que probable que se enfrente a un sinnúmero de emociones diversas, muchas de las cuales no suelen ser del todo gratificantes. Al menor intento de colocarse frente a un público y tratar ponerse en ridículo saltan todas las alarmas de su mente, que se pone más que alerta para evitar que eso suceda. El antiguo reflejo de comportarse correctamente a cambio de no perder el alimento físico y el amor que sus progenitores y protectores debían darle y del que ha dependido durante tanto tiempo se activa y por más que la razón acepte que esto ya no tiene motivo de ser, el cuerpo dice ‘no’ y se bloquea ante la sola idea de hacer el ridículo delante de los demás. Explorar este territorio es el primer paso en lo que se llama un curso de clown y las acciones y reacciones que aparecen en cada intérprete cuando lo intenta van a conformar aquello que llamamos ahora “el propio clown”. Es clown porque es ridículo y es propio porque el sentido del ridículo ante tal o cual cosa es absolutamente personal y depende de la educación que hayamos recibido en nuestros primeros años de vida. LA CREACIÓN DEL PERSONAJE Pero desde aquí hay un salto muy grande a la creación y construcción del personaje, del clown. El clown es un personaje que como todos los personajes vive dentro del actor que lo interpreta. Pero no basta con llevarlo dentro y aprender a convivir con él para interpretarlo; es necesaria una gran formación técnica y profesional: dominar la acrobacia, tocar al menos tres instrumentos, ser un buen malabarista, bailarín, cantante, actor, etc. Suele ocurrir, además, que el actor que se dedique al clown lo haga para toda la vida. Pero es lo mismo que aquello que a nosotros, artistas occidentales europeos modernos, nos parece sorprendente de algunas disciplinas teatrales orientales o antiguas tradiciones teatrales europeas como la Comedia del Arte: un actor dedica toda su vida a interpretar un sólo personaje. Chaplin, Groucho, Dimitri, Popof, Charly Rivel, Harold Lloyd… La Lista es bastante extensa y es...

Leer más

Desafíos

Publicado el 28 agosto, 2013 en Artículos

En el nuevo curso de post grado en Carampa, se nos plantea una nueva y gran dificultad, al menos en las sesiones dedicadas a la interpretación ¿Cómo trabajar dentro de una misma clase con alumnos con distintas escuelas, distintos códigos y, sobre todo, distintos objetivos?Un desafío. Siempre que esta situación se plantee lo primero será crear un código común para el grupo, un lenguaje a través del que todos nos podamos entender.Pero –otro desafío- en el curso de Post Grado, los alumnos entran y salen de él según sus necesidades e inquietudes renovando o cancelando mensualmente su compromiso con el trabajo (vale decir que el alumno puede trabajar desde un mes a todo el curso según sus propios criterios y posibilidades). Como el trabajo es lo único que nos une y lo que nos define he decidido partir de allí y dejar que ese código común surja naturalmente.No puedes dedicarte a buscar lo profundo directamente, debes limitarte a bordear la periferia y estar alerta, a la espera de poder encontrar la brecha que te permita entrar. El trabajo se vuelve más y más interesante a medida que nos vamos conociendo y el alumno se enfrenta a sí mismo en el trabajo.El objetivo del post grado es que los profesionales asistentes preparen un trabajo para presentar en público y en la asignatura de interpretación el trabajo es guiarles para que lo consigan. En interpretación la idea de un guía se confunde fácilmente con la idea de un director.Efectivamente, un director es, entre otras muchas cosas, un guía;pero ¿es necesariamente un guía un director?¿Debe este guía cumplir las funciones deun director de escena para sus alumnos?Creo que la respuesta es: decididamente no.Como director decido sobre la estética del espectáculo, sobre su ideología y sobre el mínimo detalle de acuerdo a mis propios gustos e ideas, pero no creo que sea esto lo que deba hacer con los alumnos. ¿De qué les serviría si me pusiera a montar cada número de acuerdo a mis necesidades? Entonces, al igual que en el circo, más difícil todavía. Un nuevo desafío se plantea:¿Cómo ayudar al alumno a que saque lo que tiene dentro?¿Cómo guiarlo para que lo haga sin influir en cuestiones estéticas, de lenguaje o ideológicas?Hay que escuchar y saber interpretar lo que hay detrás de las palabras, de los gestos de cada uno.Poder descubrir la vida individual que tenemos delante y ayudar para que sea puesta en el escenario. Algunos alumnos trabajan desde la nada, desde la vaga intuición que les dice que dentro de ellos se encierra algo que es hora de poner fuera; otros trabajan partiendo de un resultado, no del todo satisfactorio pero eficaz, que saben que pueden y deben mejorar si quieren alcanzar un nivel de excelencia en la escena digno de las exigencias del medio.Los dos trabajos son muy interesantes y plantean el problema del escultor:la piedra ya tiene la forma de la escultura escondida en sí misma y tú no debes darle una forma sino hacer que esa, su forma artística encerrada, aflore, vea la luz, o mejor dicho, sea vista por la luz, sea iluminada; debes liberarla. En el primer caso trabajas con los miedos e inseguridades propias de un nacimiento y debes tomar todas las precauciones que tomarías para cuidar un brote que está apenas asomando sobre la tierra pero que sabes que cualquier brisa o lluvia puede dañar irremediablemente, y al mismo tiempo no ignoras que, sin embargo, esa lucha con la naturaleza le hará fuerte, si sobrevive;también debes tener en cuenta que esa fragilidad lleva una gran fortaleza: la quepermitió al brote abrirse...

Leer más