n una época de teatro mediatizado, exterior y esteticista, nuestra escuela propone alejarse de los efectismos de moda y tratar de orientarnos hacia formas más simples, más potentes y más humanas y así recuperar al actor como centro indiscutible del hecho teatral. En nuestra escuela intentaremos dar a los alumnos las herramientas básicas para enfrentarse a una realidad que les obligará, como profesionales, a ser sus propios directores, interpretes y productores. NUESTRA MISIÓN Nuestro medio necesita de los valientes que, muchas veces en la soledad, se adentran en el terreno de la creación rebelándose contra lo establecido, contra lo que se supone el medio desea o necesita, y lanzan propuestas de riesgo donde la pasión y el amor por un teatro vivo son la señal que los distingue. Nuestra ilusión, y a la vez nuestra misión como escuela es dar a los alumnos las herramientas necesarias para crear un teatro vivo. OBJETIVOS GENERALES Deseamos que el alumno logre crear por sí mismo un teatro único por lo personal y rico por la fantasía. Para ello insistimos en que el alumno logre incorporar una técnica que le permita estar en el escenario y accionar con un alto grado de verdad, libre en el juego y absolutamente suelto en su fantasía. OBJETIVOS PARTICULARES • Que el alumno logre una conciencia de estar en el escenario que le permita accionar a través de conflictos, en busca de un objetivo dado, con soltura, y que adquiera un sentido de la verdad que le permita ser en el escenario. • Que al mismo tiempo sea capaz de construir y sostener una estructura dramática, descubriendo su valor y que una vez construida sepa enriquecerla y respetarla. • Que sea capaz de nutrir de vida aquello que ya ha fijado y que comprenda la idea de “no actuar” pero sí “jugar”, siendo así capaz de dejar que la acción le exprese. • Que pueda exponerse ante el público y accionar con sentido de la verdad. • Que descubra y experimente la importancia del tiempo y del ritmo en escena. • Que explore sus capacidades dramáticas y las explote. • Que se acepte tal cual es y haga de ello una fuerza. • Que nutra sus estructuras dramáticas de vida, fuerza y color. • Que haga de su intimidad un recurso escénico-dramático. • Que componga uno o más personajes basándose en sí mismo y en su experiencia.